domingo, 27 de abril de 2008

No fracase en la entrevista para obtener un empleo en Alemania - los errores más comunes


Más sobre el tema de la

Citada, en el mismo diario de ayer... De acuerdo a las cifras entregadas, desde el punto de vista del empleador / entrevistador, los errores más grandes de los entrevistados son los siguientes:

el error más común, con un 73%, consiste en que demostrar desinterés (en el trabajo, en la empresa, en el puesto) o, lo que es lo mismo, en no mostrar interés; no es que no lo tenga, es que no lo demuestra;

un 63%, expresarse en forma negativa acerca del anterior (es) empleador (es);

un 46%, es obtenido por la arrogancia; sí leyeron bien, la arrogancia en la entrevista profesional puede ser mortal, tanto -diría yo- como en en trabajo posterios, si es que le dan el puesto;

con un 25%, la vestimenta inapropiada;

24%, no hacer buenas preguntas (de alguna manera, demuestra poco interés);

12%, dar respuestas imprecisas, respuestas vagas, podríamos decir.


sábado, 26 de abril de 2008

Sobre la entrevista para obtener un empleo, el horario de trabajo porque se tiene hijos


Parece que el post de Benita, CASO PRÁCTICO II: MARIPURI SE VA DE ENTREVISTA, ha sido un verdadero aleteo de marisopa... perdón, de mariposa en la blogósfera amiga e interesada en estos temas. Por lo que comentábamos la semana pasada en mi blog AESYD acerca del artículo de Mak Mariposas aleteando en la blogosfera

Hoy, apareció en el "cuerpo" del mundo del trabajo y las carreras universitarias, del Die Welt (junto con el FAZ y el Süddeutsche, uno de los tres diarios más importantes e influyentes de Alemania), un artículo titulado Diese Fehler sollten Sie vermeiden = tiene que evitar estos errores.

Me gustaría hoy referirme a uno solo de los puntos de este interesante y largo artículo que cito.

La experta a la que entrevistan -Christine Öttl- aclara que no queda excesivamente bien preguntar en la entrevista (que es la cúspide del proceso de selección) por el horario de trabajo o por las vacaciones; pero que, si a la persona le importa muchísimo este punto, lo puede hacer, claro que hay que decirlo de manera apropiada, cito la cita textual de la sra. Öttl:

"Durchaus ist es möglich, darauf hinzuweisen, dass man etwa Kinder hat und deswegen sehr interessant ist, zu welchen Zeiten im Betrieb gearbeitet wird" = es perfectamente posible hacer ver que se tiene hijos y por lo tanto le interesa mucho saber cuál es el horario de la empresa.

¿Qué les parece?

La entrevista es sumamente interesante, de manera que seguiré comentándola en los días siguientes.


viernes, 25 de abril de 2008

Christian, sin piernas y sin brazos


Bild, que en realidad, no lo encuentro tan malo... al menos si una lo lee online, distinta es la edición de papel.

Miren por favor estos dos artículos, acerca de un joven que nació -por un defecto genético- sin brazos ni piernas, en Mecklenburg-Vorpommern.

Tiene ya 26 años, vive feliz y estudia informática (instituto profesional -ahora, por lo del proceso Bologna- a las Fachhochschulen, les llaman universidad de ciencias aplicadas- técnica de Lübeck, por internet):

Ich bin auch ohne Arme und Beine glücklich = por eso soy feliz, sin piernas y sin brazos;

y aquí: So lebe ich ohne Arme und Beine = valiente Christian, así vivo sin brazos y piernas.

En ambos casos, hay que hacer clic en las fotos para ver toda la serie.

Nació en Mecklenburg-Vorpommern, sus padres "no lo quisieron", claro, cuando vieron que no tenía ni brazos, ni piernas lo abandonaron. Lo crió una madre adoptiva, Gisela, en las fotos, hoy de 74 años.

Pero vean los dos artículos de Bild, son bien impresionantes... Un ejemplo para tantos que nos quejamos de tantas cosas y siempre encontramos excusas para no salir adelante. Un ejemplo para los niños.


jueves, 24 de abril de 2008

Girl's Day : la física no es para niñas


Queridos amigos: hoy es el llamado Girl's Day, organizado e iniciado por dos ministerios: Bundesministerium für Bildung und Forschung (BMBF), de la srta. Schavan (demócrata cristiana, 0 hijos) y por el Bundesministerium für Familie, Senioren, Frauen und Jugend (BMFSFJ), de la sra. von der Leyen (también CDU, 7 hijos). El financiamiento corresponde a un fondo social europeo, dice la página enlazada.

De mi blog anterior, de Historias, de abril del 2007, me gustaría copiar aquí este post:

A propósito de las cifras dadas a conocer por la Unión Europea sobre de la diferencia de sueldo entre varones y mujeres en los países de la UE y en que Alemania sale campeón, porque es el país donde existe una mayor desigualdad de sueldos entre ellas y ellos...

ver La sociedad humana es injusta con las mujeres de Carlos desde Berlín, referido a la sociedad alemana...

... me gustaría narrarles cortito un corto diálogo que tuve con una Sra. con un hijo y una hija... la hija tendrá unos trece o catorce años;

hablábamos de actividades para hacer durante las vacaciones de verano (seis semanas) porque su marido -igualmente presente- se quejaba de que él no soportaba a los niños en la casa durante todo este período;

le conté que había leído que, en Remagen (célebre por la película gringa que no puede ser más falsa), la Universidad de K., organizaba cursos de física para niños y que esa sería una alternativa para la niñita (que parece que es la que el papá menos soporta) por su edad... el chico es menor...

ella me interrumpió de... de golpe (por no decir, me cortó en seco) y me dijo :

"eso no es para niñas" y sentenció "la física no es para niñas".

Nada más ni nada menos. ¿¡Cómo hacer entender a tantas mujeres -mamás- y también a tantos hombres que esto no sólo no es verdad, sino que le hacen un daño enorme a sus hijas inculcándoles estas ideas!?

¡Dejen que sus hijas se desarrollen libremente, que usen todos sus talentos! ¡Que sean libres!

El resultado del mentado estudio de la UE indica que las mujeres ganan en Alemania un 22% menos que los varones; esto, como insinué más arriba es la mayor diferencia que existe en la Unión (!)

Y ello se debe -continúa el estudio- a que las mujeres escogen profesiones en las que se gana menos. Claro, si desde pequeñas les enseñan que hay profesiones que no son para ellas y curiosamente son aquellas en que se gana más...

que conste que considero que todas las profesiones son igualmente dignas, incluso aquellas en que, por distintas circunstancias, se gana más...

y no veo porqué haya que excluir, a través de una falsa educación, de ella a las mujeres...


miércoles, 23 de abril de 2008

La imagen, la vida laboral y una mujer premio Nóbel de física


A propósito de lo que estamos conversando el blog de Benita, en su entretenido post CASO PRÁCTICO II: MARIPURI SE VA DE ENTREVISTA, me gustaría recomendarles la lectura de estas sugerencias del blog amigo TrEnDy SpAcE, La Imagen una arma a tu favor. con consejos prácticos y muy concretos y también el artículo El principio comienza en nuestra Imagen interna que diría que va más al fondo del tema.

La foto (gracias a Wikimedia), claro que eran otros tiempos, es de Maria Goeppert-Mayer (el artículo de Wiki en español es una vergüenza), oriunda de Kattowitz, Silesia, hoy Polonia, se vino con su familia (su papá había sido nombrado profesor de pediatría en esa Universidad) a Göttingen. Su papá no tuvo ningún problema en que su hija estudiara una carrera universitaria, lo que no deja de ser sorprendente para la época, pero supongo que siempre ha existido gente con un espíritu abierto.

Recibió el Nóbel de física en 1963.

Decidí colocarla porque se ve sencilla y simpática, muy buena profesional. Incluso trabajó bastante tiempo gratis en la universidad, en los EEUU. Nadie quería contratarla...

Casada con un norteamericano, que fue Prasidente de la American Physical Society, emigró -el 1930 ó el 31- con él a los Estados Unidos. Tuvieron dos hijos y su vida es como para filmarla.

A propósito, un día como hoy, 23 de abril, otro gran físico alemán, Max Planck


martes, 22 de abril de 2008

La verdad se dice en voz alta


Queridos amigos: ya sé que los tengo algo abandonados y que les debo varios artículos que he prometido; por de pronto, les recomiendo este estupendo artículo de Hilda:

La verdad se dice en voz alta


viernes, 18 de abril de 2008

Benedicto en EEUU : verdad significa más que conocimiento: conocer la verdad nos lleva a descubrir el bien




Encuentro con el mundo universitario católico

ueves 17 de abril de 2008

Queridos Cardenales,
Queridos Hermanos Obispos,
Ilustres Profesores, Docentes y Educadores:

“¡Qué hermosos los pies de los que anuncian el Evangelio!” (Rm 10,15). Con estas palabras de Isaías, citadas por San Pablo, saludo calurosamente a cada uno de ustedes, portadores de sabiduría, y a través de ustedes a todo el personal, a los estudiantes y las familias de las muchas y variadas instituciones formativas que ustedes representan. Es un verdadero placer encontrarme con ustedes y compartir algunas reflexiones sobre la naturaleza y la identidad de la educación católica hoy. En particular, deseo dar las gracias al P. Davide O’Connell, Presidente y Rector de la Catholic University of America.
Querido Presidente, he apreciado mucho sus amables palabras de bienvenida. Le ruego que transmita mi cordial gratitud a toda la comunidad de esta Universidad, a las Facultades, al personal y a los estudiantes.

El deber educativo es parte integrante de la misión que la Iglesia tiene de proclamar la Buena Noticia. En primer lugar, y sobre todo, cada institución educativa católica es un lugar para encontrar a Dios vivo, el cual revela en Jesucristo la fuerza transformadora de su amor y su verdad (cf. Spe salvi, 4). Esta relación suscita el deseo de crecer en el conocimiento y en la comprensión de Cristo y de su enseñanza. De este modo, quienes lo encuentran se ven impulsados por la fuerza del Evangelio a llevar una nueva vida marcada por todo lo que es bello, bueno y verdadero; una vida de testimonio cristiano alimentada y fortalecida en la comunidad de los discípulos de Nuestro Señor, la Iglesia.

La dinámica entre encuentro personal, conocimiento y testimonio cristiano es parte integrante de la diakonia de la verdad que la Iglesia ejerce en medio de la humanidad. La revelación de Dios ofrece a cada generación la posibilidad de descubrir la verdad última sobre la propia vida y sobre el fin de la historia. Este deber jamás es fácil: implica a toda la comunidad cristiana y motiva a cada generación de educadores cristianos a garantizar que el poder de la verdad de Dios impregne todas las dimensiones de las instituciones a las que sirven. De este modo, la Buena Noticia de Cristo puede actuar, guiando tanto al docente como al estudiante hacia la verdad objetiva que, trascendiendo lo particular y lo subjetivo, apunta a lo universal y a lo absoluto, que nos capacita para proclamar con confianza la esperanza que no defrauda (cf. Rm 5,5).
Frente a los conflictos personales, la confusión moral y la fragmentación del conocimiento, los nobles fines de la formación académica y de la educación, fundados en la unidad de la verdad y en el servicio a la persona y a la comunidad, son un poderoso instrumento especial de esperanza.

Queridos amigos, la historia de esta Nación ofrece numerosos ejemplos del compromiso de la Iglesia en este ámbito. De hecho, la comunidad católica en este País ha hecho de la educación una de sus prioridades más importantes. Esta empresa no se ha llevado a cabo sin grandes sacrificios. Figuras eminentes como Santa Elizabeth Ann Seton y otros fundadores y fundadoras, con gran tenacidad y clarividencia, han impulsado la institución de lo que hoy es una considerable red de escuelas parroquiales, que contribuyen al bienestar de la Iglesia y de la Nación. Algunos, como Santa Katherine
Drexel, dedicaron su vida a la educación de los que otros habían descuidado, en su caso, de los Afroamericanos y Americanos indígenas. Innumerables hermanas, hermanos y sacerdotes de congregaciones religiosas, junto con padres altruistas, han ayudado a través de las Escuelas católicas, a generaciones de inmigrantes a salir de la miseria y a situarse en la sociedad actual.

Este sacrificio continúa todavía hoy. Es un excelente apostolado de la esperanza procurar hacerse cargo de las necesidades materiales, intelectuales y espirituales de más de tres millones de muchachos y estudiantes. Esto ofrece a toda la comunidad católica una oportunidad altamente encomiable de contribuir generosamente a las necesidades económicas de nuestras instituciones. Hay que garantizar que puedan mantenerse a largo plazo. En efecto, se ha de hacer todo lo posible, en estrecha colaboración con la comunidad, para asegurar que sean accesibles a personas de cualquier estrato social y económico. A ningún niño o niña debe ser negado el derecho de una educación en la fe, que a su vez nutre el espíritu de la Nación.

Algunos cuestionan hoy el compromiso de la Iglesia en la educación, preguntándose si estos recursos no se podrían emplear mejor de otra manera. Ciertamente, en una nación como ésta, el Estado ofrece amplias oportunidades para la educación y atrae hacia esta honrada profesión a hombres y mujeres comprometidos y generosos. Es oportuno, pues, reflexionar sobre lo específico de nuestras instituciones católicas. ¿Cómo pueden éstas contribuir al bien de la sociedad a través de la misión primaria de la Iglesia que es la de evangelizar?

Todas las actividades de la Iglesia nacen de su conciencia de ser portadora de un mensaje que tiene su origen en Dios mismo: en su bondad y sabiduría, Dios ha elegido revelarse a sí mismo y dar a conocer el propósito escondido de su voluntad (cf. Ef 1,9; Dei Verbum, 2). El deseo de Dios de darse a conocer y el innato deseo de cada ser humano de conocer la verdad constituyen el contexto de la búsqueda humana sobre el significado de la vida. Este encuentro único está sostenido por la comunidad cristiana: quien busca la verdad se transforma en uno que vive de fe (cf. Fides et ratio, 31). Esto puede ser descrito como un movimiento del “yo” al “nosotros”, que lleva al individuo a formar parte del Pueblo de Dios. La misma dinámica de identidad comunitaria -¿a quién pertenezco?- vivifica el ethos de nuestras instituciones católicas. La identidad de una Universidad o de una Escuela católica no es simplemente una cuestión del número de los estudiantes católicos. Es una cuestión de convicción: ¿creemos realmente que sólo en el misterio del Verbo encarnado se esclarece verdaderamente el misterio del hombre (cf. Gaudium et spes, 22)? ¿Estamos realmente dispuestos a confiar todo nuestro yo, inteligencia y voluntad, mente y corazón, a Dios? ¿Aceptamos la verdad que Cristo revela? En nuestras universidades y escuelas ¿es “tangible” la fe? ¿Se expresa férvidamente en la liturgia, en los sacramentos, por medio de la oración, los actos de caridad, la solicitud por la justicia y el respeto por la creación de Dios? Solamente de este modo damos realmente testimonio sobre el sentido de quiénes somos y de lo que sostenemos. Desde esta perspectiva se puede reconocer que la “crisis de verdad” contemporánea está radicada en una “crisis de fe”. Únicamente mediante la fe podemos dar libremente nuestro asentimiento al testimonio de Dios y reconocerlo como el garante trascendente de la verdad que él revela. Una vez más, vemos por qué el promover la intimidad personal con Jesucristo y el testimonio comunitario de su verdad que es amor, es indispensable en las instituciones formativas católicas.

De hecho, todos vemos y observamos con preocupación la dificultad o la repulsa que muchas personas tienen hoy para entregarse a sí mismas a Dios. Éste es un fenómeno complejo sobre el que reflexiono continuamente. Mientras hemos buscado diligentemente atraer la inteligencia de nuestros jóvenes, quizás hemos descuidado su voluntad. Como consecuencia, observamos preocupados que la noción de libertad se ha distorsionado. La libertad no es la facultad para desentenderse de; es la facultad de comprometerse con, una participación en el Ser mismo. Como resultado, la libertad auténtica jamás puede ser alcanzada alejándose de Dios. Una opción similar significaría al final descuidar la genuina verdad que necesitamos para comprendernos a nosotros mismos. Por eso, suscitar entre los jóvenes el deseo de un acto de fe, animándolos a comprometerse con la vida eclesial que nace de este acto de fe, es una responsabilidad particular de cada uno de ustedes, y de sus colegas. Así es como la libertad alcanza la certeza de la verdad. Eligiendo vivir de acuerdo a esta verdad, abrazamos la plenitud de la vida de fe que se nos da en la Iglesia.

Así pues, está claro que la identidad católica no depende de las estadísticas. Tampoco se la puede equiparar simplemente con la ortodoxia del contenido de los cursos. Esto exige e inspira mucho más, a saber, que cualquier aspecto de vuestras comunidades de estudio se refleje en una vida eclesial de fe. La verdad solamente puede encarnarse en la fe y la razón auténticamente humana, hacerse capaz de dirigir la voluntad a través del camino de la libertad (cf. Spe salvi, 23). De este modo nuestras instituciones ofrecen una contribución vital a la misión de la Iglesia y sirven eficazmente a la sociedad. Han de ser lugares en los que se reconoce la presencia activa de Dios en los asuntos humanos y cada joven descubre la alegría de entrar en “el ser para los otros” de Cristo (cf. ibid., 28).

La misión, primaria en la Iglesia, de evangelizar, en la que las instituciones educativas juegan un papel crucial, está en consonancia con la aspiración fundamental de la nación de desarrollar una sociedad verdaderamente digna de la dignidad de la persona humana. A veces, sin embargo, se cuestiona el valor de la contribución de la Iglesia al forum público. Por esto es importante recordar que la verdad de la fe y la de la razón nunca se contradicen (cf. Concilio Ecuménico Vaticano I, Const. dogm. Dei Filius sobre la fe católica, IV: DS 3017; S. Agustín, Contra Academicos, III, 20,43). La misión de la Iglesia, de hecho, la compromete en la lucha que la humanidad mantiene por alcanzar la verdad. Al exponer la verdad revelada, la Iglesia sirve a todos los miembros de la sociedad purificando la razón, asegurando que ésta permanezca abierta a la consideración de las verdades últimas. Recurriendo a la sabiduría divina, proyecta luz sobre el fundamento de la moralidad y de la ética humana, y recuerda a todos los grupos sociales que no es la praxis la que crea la verdad, sino que es la verdad la que debe servir de cimiento a la praxis. Lejos de amenazar la tolerancia de la legítima diversidad, una contribución así ilumina la auténtica verdad que hace posible el consenso, y ayuda a que el debate público se mantenga razonable, honesto y responsable. De igual modo, la Iglesia jamás se cansa de sostener las categorías morales esenciales de lo justo y lo injusto, sin las cuales la esperanza acaba marchitándose, dando lugar a fríos cálculos de pragmática utilidad, que reducen la persona a poco más que a un peón de un ajedrez ideológico.

Respecto al forum educativo, la diakonía de la verdad adquiere un alto significado en las sociedades en las que la ideología secularista introduce una cuña entre verdad y fe. Esta división ha llevado a la tendencia de equiparar verdad y conocimiento y a adoptar una mentalidad positivista que, rechazando la metafísica, niega los fundamentos de la fe y rechaza la necesidad de una visión moral. Verdad significa más que conocimiento: conocer la verdad nos lleva a descubrir el bien.

La verdad se dirige al individuo en su totalidad, invitándonos a responder con todo nuestro ser. Esta visión optimista está fundada en nuestra fe cristiana, ya que en esta fe se ofrece la visión del Logos, la Razón creadora de Dios, que en la Encarnación se ha revelado como divinidad ella misma. Lejos de ser solamente una comunicación de datos fácticos, “informativa”, la verdad amante del Evangelio es creativa y capaz de cambiar la vida, es “performativa” (cf. Spe salvi, 2).

Con confianza, los educadores cristianos pueden liberar a los jóvenes de los límites del positivismo y despertar su receptividad con respecto a la verdad, a Dios y a su bondad. De este modo, ustedes ayudarán también a formar su conciencia que, enriquecida por la fe, abre un camino seguro hacia la paz interior y el respeto a los otros.

No sorprende, pues, que no sean precisamente nuestras propias comunidades eclesiales, sino la sociedad en general, la que espere mucho de los educadores católicos. Esto entraña para ustedes una responsabilidad y les ofrece una oportunidad. Cada vez son más, especialmente entre los padres, los que reconocen la necesidad de algo excelso en la formación humana de sus hijos. Como Madre y Maestra, la Iglesia comparte su preocupación. Cuando no se reconoce como definitivo nada que sobrepase al individuo, el criterio último de juicio acaba siendo el yo y la satisfacción de los propios deseos inmediatos. La objetividad y la perspectiva, que derivan solamente del reconocimiento de la esencial dimensión trascendente de la persona humana, pueden acabar perdiéndose. En este horizonte relativista, los fines de la educación terminan inevitablemente por reducirse. Se produce lentamente un descenso de los niveles. Hoy notamos una cierta timidez ante la categoría del bien y una búsqueda ansiosa de las novedades del momento como realización de la libertad. Somos testigos de cómo se ha asumido que cualquier experiencia vale lo mismo y cómo se rechaza admitir imperfecciones y errores.
Es especialmente inquietante la reducción de la preciosa y delicada área de la educación sexual a la gestión del “riesgo”, sin referencia alguna a la belleza del amor conyugal.

¿Cómo pueden responder los educadores cristianos? Estos peligrosos datos manifiestan lo urgente que es lo que podríamos llamar “caridad intelectual”. Este aspecto de la caridad invita al educador a reconocer que la profunda responsabilidad de llevar a los jóvenes a la verdad no es más que un acto de amor. De hecho, la dignidad de la educación reside en la promoción de la verdadera perfección y la alegría de los que han de ser formados. En la práctica, la “caridad intelectual” defiende la unidad esencial del conocimiento frente a la fragmentación que surge cuando la razón se aparta de la búsqueda de la verdad. Esto lleva a los jóvenes a la profunda satisfacción de ejercer la libertad respecto a la verdad, y esto impulsa a formular la relación entre la fe y los diversos aspectos de la vida familiar y civil. Una vez que se ha despertado la pasión por la plenitud y unidad de la verdad, los jóvenes estarán seguramente contentos de descubrir que la cuestión sobre lo que pueden conocer les abre a la gran aventura de lo que deben hacer. Entonces experimentarán “en quién” y “en qué” es posible esperar y se animarán a ofrecer su contribución a la sociedad de un modo que genere esperanza para los otros.

Queridos amigos, deseo concluir llamando la atención específicamente sobre la enorme importancia de vuestra competencia y testimonio en las universidades y escuelas católicas. Ante todo, permítanme agradecerles su solicitud y generosidad. Conozco desde cuando era Profesor, y después se lo he oído decir a sus Obispos y a los Oficiales de la Congregación para la Educación Católica, que la reputación de las instituciones educativas en su País se debe en gran parte a ustedes y a sus predecesores. Sus aportaciones desinteresadas -desde la investigación externa a la dedicación de los que trabajan en las Instituciones académicas- sirven tanto al País como a la Iglesia. Por este motivo les expreso mi profunda gratitud.

A propósito de los miembros de las Facultades en los Colegios Universitarios, quisiera reiterar el gran valor de la libertad académica. En virtud de esta libertad, ustedes están llamados a buscar la verdad allí donde el análisis riguroso de la evidencia los lleve. Sin embargo, es preciso decir también que toda invocación del principio de la libertad académica para justificar posiciones que contradigan la fe y la enseñanza de la Iglesia obstaculizaría o incluso traicionaría la identidad y la misión de la Universidad, una misión que está en el corazón del munus docendi de la Iglesia y en modo alguno es autónoma o independiente de la misma.

Docentes y administradores, tanto en las universidades como en las escuelas, tienen el deber y el privilegio de asegurar que los estudiantes reciban una instrucción en la doctrina y en la praxis católica. Esto requiere que el testimonio público de Cristo, tal y como se encuentra en el Evangelio y es enseñado por el magisterio de la Iglesia, modele cualquier aspecto de la vida institucional, tanto dentro como fuera de las aulas escolares. Distanciarse de esta visión debilita la identidad católica y, lejos de hacer avanzar la libertad, lleva inevitablemente a la confusión tanto moral como intelectual y espiritual.
Quisiera igualmente expresar una especial palabra de ánimo a los catequistas, tanto laicos como religiosos, los cuales se esfuerzan por asegurar que los jóvenes cada día sean más capaces de apreciar el don de la fe. La educación religiosa constituye un apostolado estimulante y hay muchos signos entre los jóvenes de un deseo de conocer mejor la fe y practicarla con determinación. Si se quiere que se desarrolle este despertar, es necesario que los docentes tengan una comprensión clara y precisa de la naturaleza específica y del papel de la educación católica. Deben estar también preparados para capitanear el compromiso de toda la comunidad educativa de ayudar a nuestros jóvenes y a sus familias a que experimenten la armonía entre fe, vida y cultura.

Deseo también dirigir una exhortación especial a los religiosos, a las religiosas y sacerdotes: no abandonen el apostolado educativo; más aún, renueven su dedicación a las escuelas, en particular a las que se hallan en las zonas más pobres. En los lugares donde hay muchas promesas falsas, que atraen a los jóvenes lejos de la senda de la verdad y de la genuina libertad, el testimonio de los consejos evangélicos que dan las personas consagradas es un don insustituible. Aliento a los religiosos aquí presentes a renovar su entusiasmo en la promoción de las vocaciones. Sepan que su testimonio a favor del ideal de la consagración y de la misión en medio de los jóvenes es una fuente de gran inspiración en la fe para ellos y sus familias.

A todos ustedes les digo: sean testigos de esperanza. Alimenten su testimonio con la oración. Den razón de la esperanza que caracteriza sus vidas (cf. 1 Pe 3,15), viviendo la verdad que proponen a sus estudiantes. Ayúdenles a conocer y a amar a Aquel que han encontrado, cuya verdad y bondad ustedes han experimentado con alegría. Digamos con San Agustín: “Tanto nosotros que hablamos, como ustedes que escuchan, sepamos que somos fieles discípulos del único Maestro” (Serm. 23,2). Con estos sentimientos de comunión, les imparto complacido a ustedes, sus colegas y estudiantes, así como a sus familias, la Bendición Apostólica.


jueves, 17 de abril de 2008

Benedicto XVI sobre los abusos sexuales a niños en los Estados Unidos




El texto completo del discurso en Beni: Encuentro con los Obispos de Estados Unidos de América

Aquí sólo lo referido a los abusos sexuales. Un tirón de orejas a los obispos norteamericanos y con mucha razón.

El texto en castellano:

Entre los signos contrarios al Evangelio de la vida que se pueden encontrar en América, pero también en otras partes, hay uno que causa profunda vergüenza: el abuso sexual de los menores. Muchos de vosotros me habéis hablado del enorme dolor que vuestras comunidades han sufrido cuando hombres de Iglesia han traicionado sus obligaciones y compromisos sacerdotales con semejante comportamiento gravemente inmoral. Mientras tratáis de erradicar este mal dondequiera que suceda, tenéis que sentiros apoyados por la oración del Pueblo de Dios en todo el mundo. Justamente dais prioridad a las expresiones de compasión y apoyo a las víctimas. Es una responsabilidad que os viene de Dios, como Pastores, la de fajar las heridas causadas por cada violación de la confianza, favorecer la curación, promover la reconciliación y acercaros con afectuosa preocupación a cuantos han sido tan seriamente dañados.

La respuesta a esta situación no ha sido fácil y, como ha indicado el Presidente de vuestra Conferencia Episcopal, ha sido “tratada a veces de pésimo modo”. Ahora que la dimensión y gravedad del problema se comprenden más claramente, habéis podido adoptar medidas de recuperación y disciplinares más adecuadas, y promover un ambiente seguro que ofrezca mayor protección a los jóvenes. Mientras se ha de recordar que la inmensa mayoría de los sacerdotes y religiosos en América llevan a cabo una excelente labor por llevar el mensaje liberador del Evangelio a las personas confiadas a sus cuidados pastorales, es de vital importancia que los sujetos vulnerables estén siempre protegidos de cuantos pudieran causarles heridas. A este respecto, vuestros esfuerzos por aliviarlos y protegerlos están dando no sólo gran fruto para quienes están directamente bajo vuestra cuidado pastoral, sino también para toda la sociedad.

No obstante, si queremos que las medidas y estrategias adoptadas por vosotros alcancen su pleno objetivo, conviene que se apliquen en un contexto más amplio. Los niños tienen derecho a crecer con una sana comprensión de la sexualidad y de su justo papel en las relaciones humanas. A ellos se les debería evitar las manifestaciones degradantes y la vulgar manipulación de la sexualidad hoy tan preponderante. Ellos tienen derecho a ser educados en los auténticos valores morales basados en la dignidad de la persona humana. Esto nos lleva a considerar la centralidad de la familia y la necesidad de promover el Evangelio de la vida. ¿Qué significa hablar de la protección de los niños cuando en tantas casas se puede ver hoy la pornografía y la violencia a través de los medios de comunicación ampliamente disponibles? Debemos reafirmar con urgencia los valores que sostienen la sociedad, a fin de ofrecer a jóvenes y adultos una sólida formación moral. Todos tienen un papel que desarrollar en este cometido, no sólo los padres, los formadores religiosos, los profesores y los catequistas, sino también la información y la industria del ocio. Ciertamente, cada miembro de la sociedad puede contribuir a esta renovación moral y sacar beneficio de ello. Cuidarse de verdad de los jóvenes y del futuro de nuestra civilización significa reconocer nuestra responsabilidad de promover y vivir los auténticos valores morales que hacen a la persona humana capaz de prosperar. Es vuestro deber de pastores que tienen como modelo Cristo, el Buen Pastor, proclamar de modo valiente y claro este mensaje y afrontar, por tanto, el pecado de abuso en el contexto más vasto de los comportamientos sexuales. Además, al reconocer el problema y al afrontarlo cuando sucede en un contexto eclesial, vosotros podéis ofrecer una orientación a los demás, dado que esta plaga se encuentra no sólo en vuestras Diócesis, sino también en cada sector de la sociedad. Esto exige una respuesta firme y colectiva.

Los sacerdotes necesitan también vuestra guía y cercanía durante este difícil tiempo. Ellos han experimentado vergüenza por lo que ha ocurrido y muchos de ellos se dan cuenta de que han perdido parte de aquella confianza que tenían una vez. No son pocos los que experimentan una cercanía a Cristo en su Pasión, a la vez que se esfuerzan por afrontar las consecuencias de esta crisis. El Obispo, como padre, hermano y amigo de sus sacerdotes, puede ayudarlos a sacar fruto espiritual de esta unión con Cristo, haciéndoles tomar conciencia de la consoladora presencia del Señor en medio de sus sufrimientos, y animándolos a caminar con el Señor por la senda de la esperanza (cf. Spe salvi, 39). Como observaba el Papa Juan Pablo II, hace seis años, “debemos confiar en que este tiempo de prueba lleve a la purificación de toda la comunidad católica”, que conducirá “a un sacerdocio más santo, a un episcopado más santo y a una Iglesia más santa” (Mensaje a los Cardenales de Estados Unidos, 23 abril 2002, 4). Hay muchos signos de que, en el período siguiente, ha tenido de veras lugar esta purificación. La constante presencia de Cristo en medio de nuestros sufrimientos está transformando gradualmente nuestras tinieblas en luz: cada cosa es renovada realmente en Cristo Jesús, nuestra esperanza.

En este momento una parte vital de vuestra tarea es reforzar las relaciones con vuestros sacerdotes, especialmente en aquellos casos en que ha surgido tensión entre sacerdotes y Obispos como consecuencia de la crisis. Es importante que sigáis demostrándoles vuestra preocupación, vuestro apoyo y vuestra guía con el ejemplo. De esta modo los ayudaréis a encontrar al Dios vivo y los orientaréis hacia aquella esperanza que transforma la existencia de la que habla el Evangelio.

Si vosotros mismos vivís de un modo que se configura íntimamente con Cristo, el Buen Pastor, que dio la vida por sus ovejas, animaréis a vuestros hermanos sacerdotes a dedicarse de nuevo al servicio de la grey con la generosidad que caracterizó a Cristo. En verdad, si queremos ir adelante es preciso concentrarse más claramente en la imitación de Cristo con la santidad de vida. Tenemos que redescubrir la alegría de vivir una existencia centrada en Cristo, cultivando las virtudes y sumergiéndonos en la oración. Cuando los fieles saben que su pastor es un hombre que reza y dedica la propia vida a su servicio, corresponden con aquel calor y afecto que alimenta y sostiene la vida de toda la comunidad.


miércoles, 16 de abril de 2008

Trabajo doméstico de hombres y de mujeres


Queridos lectores y lectoras: un amigo me mandó una interesante información que él sacó de Yahoo-Argentina (aunque dice que está tomada de una página denominada Salud y Ciencias) y que yo me permito citar (no copiar, porque no copiaré todo el artículo) en este blog:

Se titula: ¿Cuánto trabajo doméstico le suma a una mujer el hecho de vivir en pareja?

(...) estudio estadístico realizado por profesionales de la Universidad de Michigan, en EE.UU., determinó que si una mujer vive en pareja se le suman 7 horas de trabajo doméstico extra cada semana.

En cambio para los hombres las cosas cambian. Y para mejor: tener una esposa le ahorra al varón casi una hora de trabajo doméstico por semana.

Estas conclusiones forman parte de un detallado estudio sobre tendencias en labores domésticas realizados hace ya un par de años, por el Instituto de Investigación Social que funciona en la Universidad de Michigan.

(...)

Al comentar sobre este trabajo, el economista del Instituto Frank Stafford y coautor del estudio afirmó que "se trata de una pauta bien conocida. Con el matrimonio todavía- se verifica una clara reasignación de las tareas conyugales: los hombres tienden a trabajar más fuera de la casa mientras que las mujeres asumen muchas labores domésticas.

Obviamente, en esta tendencia hay muchas diferencias en cada familia. Pero -en general- esto es lo que ocurre tras el casamiento. Y la situación empeora para las mujeres cuando tienen hijos".

En este contexto, en EE.UU, la tendencia que revierte el antiguo machismo es clara: la cantidad de labores domésticas que hace una mujer promedio en la familia ha disminuido en forma considerable desde 1976. En tanto que la cantidad de trabajo hogareño que hace el hombre ha aumentado, según Stafford.

En concreto, hacia 1976 las mujeres dedicaban un promedio de 26 horas a las labores domésticas cada semana, comparado con unas 17 horas en el año 2005. Por su parte, los hombres cumplían con tareas domésticas durante un promedio de 6 horas por semana en 1976, comparado con 13 horas en 2005.

(...)

Los investigadores asimismo examinaron la forma en que la edad y el número de hijos, como el estado civil y la edad, influían en el tiempo dedicado a las tareas domésticas. Y encontraron que:

* Las mujeres solteras veinteañeras y treintañeras, eran las que dedicaban menos tiempo a las labores domésticas, más o menos 12 horas en una semana promedio.

* Las casadas de más de 60 y 70 años de edad eran las que hacían más: unas 21 horas por semana.

* Los hombres mostraron una pauta diferente. Los mayores hacían más tareas que los hombres más jóvenes, pero los solteros hacían más tareas que los hombres casados en todos los grupos de edad.

* Las mujeres casadas y que tenían más de tres hijos dedicaban un promedio de unas 28 horas semanales a las labores domésticas. Los hombres casados, que tenían más de tres hijos, registraron por contraste un promedio de apenas 10 horas semanales de labores domésticas.

La foto es del Museum für Volkskultur in Württemberg, de Waldenbuch. De dominio público, gracias a Wikimedia y a su autor Andreas Praefcke.


lunes, 14 de abril de 2008

Solución al problema de la concentración de los perdedores de PISA, víctimas de su propio consumo mediático


Queridos amigos: ya que hemos conversado tanto acerca de los perdedores de PISA - víctimas de su propio consumo mediático, me parece oportuno dar soluciones...

... soluciones concretas y proponer un modo, una manera en que los escolares realmente se concentren.

Para ello, me permito proponer que los colegios incorporen estos nuevos aparatos que nos presenta la Escuela de Gaturro.

A ver qué les parece. Les pido que se los muestren a los niños y les pidan su opinión:

¿Podrían concentrarse más si la profesora/ maestra/ educadora les explicara la materia en estas condiciones?


jueves, 10 de abril de 2008

Google Sky y Eye in the sky


¡Contenidos, eso es lo decisivo! Les recomiendo este artículo de Alejandro Polanco, muy interesante para niños y jóvenes interesados en la ciencia y en la astronomía:

Google Sky, uno más en la familia

No dejen de visitar el link recomendado por La Cartoteca y gozar de las vistas espaciales.

La imagen es de la NASA, qué bien que la NASA (y, en general, el gobierno norteamericano, a diferencia de las autoridades rusas y del gobierno de Argentina, sólo por poner dos ejemplos que me han llamado la atención) nos regale las fotos, a través de Wikipedia. Sí, esta foto pertenece al Public Domain, se llama Eyes in the Sky y la tomé de Wikimedia, muchas gracias!

Dsepués de escribir las líneas anteriores, no puedo dejar de recordar la canción de Alan Parsons, Eye in the sky



miércoles, 9 de abril de 2008

Las recomendaciones de la OECD para la educación en Alemania


La foto es mía, los blogs amigos la pueden copiar con link a este blog, lógico, las condiciones de siempre.

Queridos amigos, hoy, la OECD realizó una serie de recomendaciones a Alemania, sobre diferentes temas.

Como se imaginan, en este blog, comentaremos únicamente las que se relacionan directamente con la educación.

El documento: OECD empfiehlt Deutschland Bildungsreformen

Las más importantes son:

La finalidad de las medidas recomendadas tienen por finalidad asegurar el boom (auge o despegue del país) son:

1.- Un mejoramiento en el cuidado de los niños (Kinderbetreuung) fuera de la casa, se entiende (esto es, en mi opinión, imprescindible);

2.- Debe desarrollarse la educación pre-escolar (super necesario, a mi modo de ver);

3.- Hauptschulen y Realschulen tienen que ser fusionadas (en mi humilde opinión, más que una fusión, lo que haría es terminar con las Hauptschulen);

4.- No se debe separar a los niños a la edad de diez años (pienso que es demasiado temprano) en las distintas formas de colegio (me parece que a los diez años no se puede decidir el destino profesional de un niño, sinceramente, es absurdo; pero esta es una de las vacas sagradas del pensamiento alemán y está prohibido por el political correctness sostener lo contrario; pese a ello, lo vengo diciendo desde que llegué a Alemania, para escándalo de muchos, sobre todo de los más conservadores).


martes, 8 de abril de 2008

Dos consecuencias del exceso en el consumo mediático


En consecuencia, según el estudio, ver tele y jugar juegos en exceso y más encima, no apropiados, conduce a:

1.- que los niños no tengan tiempo para estudiar => baja el rendimiento escolar y

2.- que engorden por falta de movimiento.

Ergo, para los padres: ¡apaguen el televisor y desconecten la consola de juegos!

Seguiremos con las últimas dos conclusiones del estudio en los días siguientes.


sábado, 5 de abril de 2008

Los más jugadores y más televisivos son los más gordos


El sobrepeso y los problemas que conlleva la falta de movimiento son algunas de las dolencias más comunes entre los niños alemanes.

Este gráfico nos muestra que un 27% de los niños que tienen una consola de juegos y/un televisor adolecen de sobrepeso o adiposidad.

En tanto que, sólo un 11,9% de entre aquellos que no tienen estos elementos a sus disposición, sufren de estos males.


viernes, 4 de abril de 2008

Las notas y el televisor propio


En estos dos gráficos se muestran las notas de niños (a la izquierda) y de niñas (a la derecha).

Por año (2005, 2006 y 2007).

Gris oscuro para los niños y niñas que tienen televisor en su dormitorio y gris claro, para quienes no tienen televisor propio.

El "impacto" de la tenencia de televisor es claro; pero menos marcado en el caso de las chicas.

El informe explica debido al diferente consumo de televisión de niñas y de niños (se supone, ver los artículos anteriores de los perdedores de PISA - víctimas de su propio consumo mediático).


jueves, 3 de abril de 2008

Los perdedores de Pisa : juegos para mayores de 18


Se puede decir que esta es algo así como "la prueba definitiva".

Sí, en este gráfico del estudio que comentamos, se muestra las notas de los varones de 4° año, sin background migratorio (sólo alemanes), en los ramos de alemán, matemáticas y ciencias (Sachkunde) se trata de niños procedentes de familias de educación media y alta, de buen ambiente familiar y libre de violencia.

Comparándolas entre quienes, durante las cuatro últimas semanas han jugado o no han jugado juegos de computación para mayores de 18 años.

Quienes no han jugado, la barra negra de la derecha, en estos tres ramos.

Ha jugado una que otra vez, la segunda barra, gris obscuro. En los tres ramos (salvo en matemáticas, en que "sólo" bajan), las notas son considerablemente más bajas .

Para no hablar de quienes han jugado, solamente un par de veces: gris claro.

Y quienes más bajan las notas, son quienes juegan con frecuencia (columna blanca).

Las cifras hablan por sí solas. Y las medidas a adoptar, por parte de los padres, son
evidentes.


miércoles, 2 de abril de 2008

Paul Kirchhof sobre Deutschland sucht den Superstar


La foto (de Dieter Bohlen) es de Michael Zimmermann, la tomé de Wikimedia, ¡muchas gracias!

Queridos amigos de este blog: recordarán lo que escribí, en su momendo acerca de DSDS o Deutschland sucht den Superstar.

Sobre este tema, me gustaría Paul Kirchhof (en inglés) el profesor de Derecho en la Uni Heidelberg y ex-juez del Tribunal Constitucional, quien escribió en el Rheinischer Merkur el comentario titulado Würde und Schmähkritik

Miren todos los sinónimos de Schmähen que encontré: beleidigen, beschimpfen, demütigen, diffamieren, herabsetzen, höhnen, schlecht machen, verletzen, verleumden, bloßstellen, kränken, lästern, tadeln, abqualifizieren, entwürdigen.

= Ofender, gritar, difamar, humillar, burlarse, hablar mal, quitar la dignidad, herir, etc., etc. Los pueden buscar en el diccionario, si quieren.

Schmähkritik es una voz a la que el Tribunal Constitucional se ha referido en dos fallos, a saber,

¡Gracias Wikipedia!

Schmähkritik es, para resumir un poco, una suerte de crítica destructiva e hiriente, humillante y ofensiva, que no respeta la dignidad de la persona que la recibe y difamante. Una crítica que no se refiere a las cosas, sino a una persona a la que rebaja y abaja...

Y esto es lo que, en palabras de Kirchhof hace este programa de televisión. Kirchhof no da nombres y tampoco lo haré yo, pero se imaginan en quien estamos pensando, quienes hemos visto el programa... y la foto de arriba.

Las palabras del proferor de Heidelberg (como le llamaba despectivamente our old chancellor Gas-Schröder, o ¿debiera decir Gaz-Schröder?) son las siguientes:

Nun wird die Würde durch eine neue Form mitmenschlicher Begegnung bedroht, die jede Achtung vor dem anderen zu verlieren scheint. Wenn junge Menschen sich in fernsehöffentlichen Auswahlverfahren bewerben, um in die Welt von Glanz und Glitzer eingelassen zu werden, begegnen sie in der Jury einer Schmähkritik, die nicht Leistungen bewertet, sondern Verachtung bekundet, die nicht beurteilt, sondern zu verletzen sucht.

Sinceramente yo no dejaría a los niños ver este programa por diversión o para pasar el rato o porque todos lo ven (sin duda, el más débil de los argumentos), y si lo tienen que ver, que reciban una buena crítica sobre el tema de parte de los padres. Una recomendación: véanlo en YouTube (es preferible a MyVideo) con sus hijos y educandos y coméntenlo. Pero por favor, dejando en claro que se hiere la dignidad humana humillando a estos jóvenes (la mayoría de ellos provenientes de lo que Kurt Beck llamó alguna vez, el precariado, ver mi artículo Del proletariado al precariado)



Diferencia de notas entre niños varones que juegan juegos de computación para mayores y quienes no lo hacen


Queridos amigos y amigas, seguimos con el Estudio de Los perdedores del estudio pisa, víctimas de su consumo mediático.

Para agrandar, por favor, hacer clic sobre la imagen con el lado derecho del mouse y (recomiendo, para poder leer) abrirlo en otra ventana.

El promedio de notas (matemáticas, idioma y ciencias, sociales y naturales) de los chicos (varones) de cuarto año de colegio, en relación.

Según el contenido del consumo mediático. O más bien, de aquellos que realizan (según su frecuencia) un consumo mediático inapropiado para su edad y su desarrollo y, con ello, dañino.

En el gráfico de la izquierda, los resultados de los niños que juegan juegos de computación calificados para mayores de 16 años. En Deutsch = alemán; Sachkunde = ciencias y en Mathe = matemáticas.

Noch nie gespielt = no lo ha jugado nunca. En negro, como se ven las notas son más altas que en nur ein paar Mal gespielt = jugado sólo algunas veces (en gris oscuro) y que spiele ab und zu = lo juego de vez en cuendo (gris claro) y mucho más que spiele ich oft = lo juego con frecuencia (blanco).

La diferencia de notas en el gráfico del lado derecho es aún más marcada. En consecuencia, jugar juegos para mayores, esto es, no apropiados para su edad es perjudicial para los niños, al menos para sus notas.